Sabado, 22 de Julio de 2017

Quijote

MIGUEL DE CERVANTES Y CATALINA DE PALACIOS

El primer hecho que demuestra la presencia de Cervantes en Esquivias se produce en septiembre de 1584, cuandoCervantes viaja a Esquivias para entrevistarse con Juana Gaitán, viuda de su amigo el poeta Pedro Laínez, e intentar publicar su obra póstuma: el “Cancionero”. Cervantes recibe este poder de manos de Juana Gaitán, a través de un documento firmado el 22 de septiembre de 1584 ante el escribano de Esquivias, Agustín del Castillo. Su cometido es entregar dicho poder, así como el “Cancionero”, a Ortega Rosa, procurador de causas en los Reales Consejos de Madrid.

“Sepan cuanto esta carta de poder vieren como en el lugar de Esquivias, jurisdicción de Toledo, a veinte e dos días del mes de septiembre de mil e quinientos e ochenta e cuatro años, ante mi el presente escribano e testigos de yuso escriptos, parescio presente la señora doña Juana Gaitán, mujer del señor Diego de Hondaro, vecinos del dicho lugar; y la susodicha en presencia del dicho su marido y con su licencia, que le pidió y él le concedió para otorgar e jurar esta escriptura de poder (...) para poder imprimir el Cancionero de Pedro Laínez, su primero marido, difunto, (...) a lo cual fueron presentes por testigos Miguel de Cervantes, vecino de Madrid, y Alonso de Morales e Bartolomé de Morales vecinos del dicho lugar...”

Así, debido a este viaje a Esquivias, Cervantes conoce a la que sería su esposa, Catalina de Palacios. El noviazgo fue corto, ya que contrajeron matrimonio el 12 de diciembre de 1584 en la Iglesia Parroquial de Esquivias, bendijo la unión el cura Juan de Palacios, tío materno de Catalina, y cabe destacar que Miguel alcanzaba ya la edad de 37 años, cuando Catalina tenía tan sólo 19.

“En 12 de diciembre (1584) el reverendo señor Juan de Palacios teniente desposó a los señores Miguel de Cervantes vecino de Madrid y doña Catalina de Palacios vecina de Esquivias testigos Rodrigo Mexía Diego Escribano y Francisco Marcos. Firmado el Doctor Escribano”

Folio 95 vuelto; Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

CATALINA DE PALACIOS SALAZAR

Nació en 1565, en la cuna de una de las familias hidalgas de más rancio abolengo de Esquivias, los Salazar. Fueron sus padres: Catalina de Palacios y Hernando de Salazar y Vozmediano. Era la mayor de cuatro hermanos: Nicolás y Gonzalo, que murieron siendo niños; Francisco, que fue cura de Esquivias y heredero de la familia; y Fernando, que terminó siendo fraile franciscano en el convento de San Juan de los Reyes de Toledo con el nombre de Fray Antonio de Salazar.

Numerosos documentos del archivo parroquial hacen referencia a la esposa de Cervantes, como su partida de bautismo fechada el día 5 de noviembre de 1565, el acta de su confirmación, varias partidas de bautismo donde ejerce junto a su marido como madrina y, por supuesto, la partida de matrimonio inscrita el 12 de diciembre de 1584.

Partida de Bautismo de Catalina de Palacios

Al margen: Catalina.

“En primero de novienbre de myl y quinientos y Sesenta y cinco años el Reverendo Señor Pedro de huete cura teniente del dicho lugar batizo una hija del Señor Hernando de Salazar Vozmediano y de la Señora catalina de Palacios Su muger cuyo nonbre fue catalina y el Señor Cura pregunto a los que la traian a bautizar que a quyen Señalavan Por conpadres que la saquen de pila los quales Respondieron Que al Reverendo Señor Juan de Palacios el Qual la tuvo de Pila otrosi el encargo el parentesco espiritual conforme al Santo concilio tridentino siendo testigos Pedro de gamboa e Alonso palomo e baltasar ximenez Vezinos del dicho lugar de esquivias”.

Firmado: Pedro de Huete.

Cabe destacar que en ese momento Catalina tan sólo contaba 19 años de edad, mientras que Cervantes tenía 37 y se presentaba ante la orgullosa familia esquiviana como un hombre maduro.

A la boda no acudieron ni la madre de Catalina, ni los padres de Cervantes, hecho que también se debe a la reciente viudez de la suegra de Cervantes y a la enfermedad de su padre, Rodrigo de Cervantes, que murió unos meses después del enlace. Finalmente las familias tuvieron una buena relación como queda patente al contemplar que, al hacer testamento, Rodrigo de Cervantes nombra como albaceas a su mujer Leonor de Cortinas y a su consuegra Catalina de Palacios.

El matrimonio duró 32 años, hasta que el 22 de abril de 1616 el Príncipe de los Ingenios encontró la muerte. Vivieron juntos en Valladolid y Madrid, volviendo a vivir en Esquivias en determinadas ocasiones, donde acudían para visitar a la familia, asistir a bautizos donde ejercían como padrinos, a la inauguración de la ermita de San Roque en 1602, en 1610 pasaron una temporada en la villa y el último viaje que realizó Cervantes fue precisamente a Esquivias, unos meses antes de morir, así queda reflejado en el prólogo de su obra póstuma, “Los Trabajos de Persiles y Segismunda”, donde dice: “...viniendo otros dos amigos y yo del famoso lugar de Esquivias...”

Catalina y Cervantes no tuvieron descendencia, el escritor tenía una hija natural, Isabel de Saavedra, con Ana de Villafranca, mujer de un tabernero de Madrid con la que mantuvo una escabrosa relación antes de su llegada a Esquivias. Pero Catalina termina ejerciendo como madre de Isabel a la muerte de Ana de Villafranca y queda demostrado su afecto cuando ejerce como madrina de las velaciones de la hija de Cervantes y Luis de Molina.

Tras la muerte de Cervantes, Catalina sigue viviendo en Madrid hasta su muerte en 1626 y es enterrada junto a su marido en el Convento de las Trinitarias, tal y como consta en su testamento.

CERVANTES Y EL QUIJOTE

Después de casarse, el matrimonio formado por Miguel de Cervantes y Catalina de Palacios se alojó en la casa de Alonso Quijada de Salazar, pariente lejano de Catalina (concretamente era sobrino del bisabuelo de Catalina), en el que Cervantes se basó para escribir el personaje de Don Quijote, quedando demostrada su existencia en diversos documentos en los que se puede ver su firma autógrafa.

Fragmento de un acta del concejo de Esquivias donde está registrada la firma de Don Alonso Quijada de Salazar, que junto con otros representaba a los hidalgos del lugar.

“ ... y Juan Barroso de Escobar y Melchor de Chinchilla regidores en el dicho lugar del estado de los hijos Dalgo y Alonso Quijada y Andrés Martín Toledano, Juan de Ugena, Francisco Fernández y Pedro Portero el mozo, Juan de Arana, Gabriel Sánchez y otros vecinos del dicho lugar y Bartolomé Torrejón alguacil...”

Folio 18 vuelto; Del legajo de los Quijada de Esquivias.

A través de algunos familiares y vecinos (como Martín y Juan Ugena, Pascual Fernández, Gabriel de Cáceres, Simón Hernández, Rodrigo Mexía, Juan de Briviesca, Diego de Hondaro y Pedro de Villafuerte) Cervantes tiene conocimiento de la vida de Alonso Quijada, morador de Esquivias en el primer tercio del siglo XVI. Llegó a sus oídos que D. Alonso, hijo del bachiller Juan Quijada y de María de Salazar, era un hidalgo algo excéntrico y bastante aficionado a la lectura, que terminó profesando en la orden de San Agustín en Toledo.

Al mismo tiempo, Cervantes conoció a distintos vecinos de Esquivias que luego le sirvieron como modelo (por lo menos sus nombres o apellidos) para escribir algunos personajes del Quijote, personas de carne y hueso como el morisco Diego Ricote, el bachiller Sansón Carrasco, el Vizcaíno, Juana Gutiérrez, Mari Gutiérrez y Teresa Cascajo, cuyas partidas de defunción, matrimonio o bautismo aparecen en los libros parroquiales.

EL BACHILLER SANSÓN CARRASCO:

“En diez días del mes de enero del dicho año (1582) bautizó e susodicho clérigo a Juan hijo de Juan Carrasco y de su mujer Juana de Ugena fueron sus compadres Juan de Barahona y Catalina Fernández mujer de Alonso de Ugena de la Bembrilla encargóseles el parentesco espiritual testigos Francisco Marcos y Gutiérrez Quijada vecinos del dicho lugar. Firmado Alberto Alonso Fernández.”

Folio 10, Libro II de Bautismos de la Parroquia de Esquivias (1562-1648)

MORISCO DIEGO RICOTE:

“En seis días del mes de diciembre de 1580 años murió Diego Ricote el mozo y ocho días antes de él murió su madre.

En nueve días del mes de diciembre de dicho año murió Bartolomé Ricote.”

Folio 6 vuelto; Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

EL VIZCAÍNO:

“En veinticinco del dicho mes (marzo, 1588), murió un niño del Vizcaíno y enterrose en el cuerpo de la iglesia.”

Folio 21, Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

JUANA GUTIÉRREZ:

“En primero día del mes de abril de 1579 años murió Juana Gutiérrez, mujer que fue de Juan Fernández, enterrose en su sepultura a la puerta baja fueron sus albaceas Juan de Palacios, clérigo y Lope de Barahona, mandó decir por su ánima las misas de Santo Amador las cuales las rezó Alonso Alderete y más veinte que dijo Juan de Palacios y las demás dijeron unos frailes con cartas de pago fueron todas sus misas.”

Folio 3, Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

MARI GUTIÉRREZ:

“En quince del dicho mes (diciembre, 1569) el reverendo señor Pedro de Huete bautizó un hijo de Bartolomé Miguel y de su mujer Mari Gutiérrez cuyo nombre fue Andrés fueron sus compadres de pila Gabriel Quixada e su mujer Melchora de Aguilar. Fueron testigos el reverendo señor clérigo vecino del dicho lugar de Esquivias. Firmado Pedro de Huete.”

Folio 43, vuelto; Libro I de Bautismos (1562-1648) de la Parroquia de Esquivias.

TERESA CASCAJO:

“En quince de octubre (1583) murió un niño de la piedra que criaba Juana de Ugena mujer de Cosme Carrasco e enterrose en el cementerio llamábase el niño Pedro Cascajo.”

Folio 12, Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

ESQUIVIAS EN LA OBRA CERVANTINA

En varias de sus obras, como es el caso de “El coloquio de los perros”, el “Licenciado Vidriera” o en el prólogo de “Persiles y Segismunda”, Cervantesmenciona la fama de los vinos esquivianos, un vino muy apreciado que era recetado por los galenos para los enfermos convalecientes. Según un decreto real de 1530, el vino de Esquivias estaba reservado para la casa real, la nobleza española, y para enfermos y parturientas con receta médica, así como también se mandan aclarar todos los vinos de Castilla con tierra de Esquivias.

“Salta por el licor de Esquivias, famoso a la par del de Ciudad Real, San Martín y Rivadavia”.

(El coloquio de los perros. Novelas Ejemplares.)

“Y, habiendo hecho el huésped la reseña de tantos y tan diferentes vinos, se ofreció de hacer parecer allí, sin usar de tropelía, ni como pintados en mapa, sino real y verdaderamente, a Madrigal, Coca, Alaejos, y a la Imperial más que Real Ciudad, recámara del dios de la risa; ofreció a Esquivias, a Alanís, a Cazalla, Guadalcanal y la Membrilla, sin que se le olvidase Rivadavia, y de Descargamaría. Finalmente, más vinos nombró el huésped, y más les dio, que pudo tener en sus bodegas el mismo Baco.”

(El licenciado Vidriera. Novelas Ejemplares.)

“Sucedió, pues, lector amantísimo, que, viniendo otros dos amigos y yo del famoso lugar de Esquivias, por mil causas famoso, una por sus ilustres linajes y otra por sus ilustrísimos vinos,...”.

(Los trabajos de Persiles y Segismunda. Prólogo.)

“Yo haré la salve y comenzaré por el vino. ¡Bueno es!¿Es de Esquivias, señor sacridiablo? Y el Sacristán le contesta: “De Esquivias es”.

(Entremeses: De la Cueva de Salamanca)

“Bien puede gobernar el que tal sabe a Alanis, a Cazalla y aún a Esquivias.

(Ocho Comedias y Ocho Entremeses; Entremés de la Elección de los Alcaldes de Daganzo)

PRESENCIA CERVANTINA EN ESQUIVIAS

Esquivias ha conservado a lo largo de la historia documentos, sobre todo de los archivos parroquiales que hacen referencia a la presencia de Cervantes en Esquivias.

Poder de Juana Gaitán, documento firmado el 22 de Septiembre de 1584 ante el escribano de Esquivias, Agustín del Castillo.

“Sepan cuanto esta carta de poder vieren como en el lugar de Esquivias, jurisdicción de Toledo, a veinte e dos días del mes de septiembre de mil e quinientos e ochenta e cuatro años, ante mi el presente escribano e testigos de yuso escriptos, parescio presente la señora doña Juana Gaitán, mujer del señor Diego de Hondaro, vecinos del dicho lugar; y la susodicha en presencia del dicho su marido y con su licencia, que le pidió y él le concedió para otorgar e jurar esta escriptura de poder (...) para poder imprimir el Cancionero de Pedro Laínez, su primero marido, difunto, (...) a lo cual fueron presentes por testigos Miguel de Cervantes, vecino de Madrid, y Alonso de Morales e Bartolomé de Morales vecinos del dicho lugar...”

Partida de casamiento de Miguel de Cervantes y Catalina de Palacios “En 12 de diciembre (1584) el reverendo señor Juan de Palacios teniente desposó a los señores Miguel de Cervantes vecino de Madrid y doña Catalina de Palacios vecina de Esquivias testigos Rodrigo Mexía Diego Escribano y Francisco Marcos. Firmado el Doctor Escribano”

Folio 95 vuelto; Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

El 25 de junio de 1586, Catalina y Cervantes aparecen como padrinos del niño Juan, según consta en las actas bautismales de la parroquia de Esquivias.

“En veinticinco días del dicho mes y año bautizó el susodicho a Juan, hijo de Simón Hernández y de su mujer Francisca María Romana, fueron sus compadres Miguel de Cervantes y Doña Catalina su mujer, encargóseles el parentesco espiritual, testigos Gonzalo de Salazar y Francisco Marcos, vecinos del dicho lugar. Firmado Gabriel de Cáceres”.

Folio 49 vuelto. Libro III de difuntos de la parroquia de Esquivias.

El 9 de agosto de 1586 firma en Toledo dos documentos junto a su suegra. Uno de ellos es una carta de poder de Catalina de Palacios a su yerno Miguel deCervantes según la cual le otorga toda potestad sobre sus bienes, nombrándole administrador absoluto de toda su hacienda y dejándola en sus manos. Por él podría cobrar, convenir y vender, el documento revela que en el hogar de Esquivias reinaba la concordia y las buenas relaciones que tenía con su suegra cuando demostró tanta confianza en él.

“Sepan cuantos esta carta de poder vieren como yo, Catalina de Palacios, viuda mujer que fui de Hernando de Salazar Vozmediano, vecina del lugar de Esquivias, jurisdicción de la ciudad de Toledo, otorgo que doy mi poder cumplido, el que de derecho se requiere y es necesario, para mejor valer, a mi yerno Miguel de Cervantes Saavedra, vecino del dicho lugar, questa presente, especialmente para que por mi y en mi nombre pueda pedir, recibir, haber e cobrar de todas e cualesquiera personas de cualquier condición que sean, todos e cualquier maravedis e otras cosas que se me deben e devieren por escritura o sin ella (...) en el dicho lugar de Esquivias a nueve días del mes de agosto de mil e quinientos e ochenta e seis años, estando presentes por testigos Francisco Marcos, Antón Doblado y Antón Doblado, su hijo, vecinos del dicho lugar ...”.

Archivo de Protocolos de Toledo. Año 1586. folios 50 vuelto y 51.

El otro documento es la carta dotal de Miguel de Cervantes a su esposa, en la cual se reseñan los bienes inmuebles que recibe de su suegra y que tenían un valor de algo más de 400 ducados.

Miguel se instala con su esposa de momento, pero pronto iniciará un permanente peregrinaje que será una constante a lo largo de su vida. A los tres años de casarse, debido a su oficio de recaudador de impuestos, debe trasladarse a Sevilla, pero hace continuos viajes a Esquivias.

Permanece en Esquivias hasta el 24 de abril de 1587, cuando se dirige a Toledo siguiendo a la procesión de Santa Leocadia, y después se marcha a Sevilla, donde obtiene el cargo de comisario real de abastos para la Armada Invencible. Inicia así un constante peregrinaje por Andalucía como recaudador, pero también realiza constantes viajes a Esquivias para visitar a la familia y acudir a actos sociales y a Madrid para publicar sus obras.

A mediados de junio de 1594, cuando termina su trabajo como comisario, Cervantes abandona Sevilla y de paso hacia Madrid, vuelve a Esquivias, donde permanece dos meses, ya que, en agosto se instala en Madrid con su esposa. Pero, a finales de año, recibe comisión para cobrar rentas reales en Granada, se dirige a Esquivias con su esposa y comienza la comisión.

En febrero de 1599 se traslada de nuevo a Esquivias y en agosto de 1600 se dirige a Toledo junto a Catalina para asistir al ingreso de su cuñado Fernando de Palacios como novicio en San Juan de los Reyes. Toma el nombre de fray Antonio de Salazar cuando se hace franciscano. El 19 de agosto hace testamento antes de ingresar en el monasterio, el documento demuestra la cordial relación entre fray Antonio, su hermana y Cervantes.

Fernando de Palacios nombra herederos a Francisco de Palacios y Doña Catalina de Palacios, su hermana, por iguales partes, tanto al uno como al otro.

“Y para cumplir y pagar y ejecutar este mi testamento, y lo en él contenido, dejo y nombro por mis albaceas y testamentarios y ejecutores, a los dichos Miguel de Zerbantes y Francisco de Palazios y cada uno y cualquier dellos por sí in solidum.”

Cervantes y Catalina permanecen en Toledo hasta el 17 de septiembre, día en que fray Antonio tomó el hábito, junto a Francisco de Palacios, el otro hermano de Catalina, que era parroquiano de la iglesia de San Justo y Pastor de Toledo, donde ejercía el oficio de subdiácono.

Cervantes permaneció un tiempo en Toledo, ocupado en negocios particulares y recorriendo frecuentemente las 12 leguas que separaban Toledo de Madrid, pasando por Esquivias.

El 27 de enero de 1602,Cervantes aparece como padrino junto a Juana Gaitán de la niña María, así aparece en el acta bautismal perteneciente a la iglesia parroquial de Esquivias.

“En el lugar de Esquivias a veinte y siete días del mes de enero año de mil seiscientos y dos, el Doctor Alonso de la Peña cura de la Iglesia del dicho lugar bautizó a María hija de Bartolomé de Ugena y Ana de la Peña su mujer, fueron compadres Miguel de Cervantes y Doña Juana Gaitán encargóseles el parentesco espiritual testigos Antonio de Vivar Salazar y Juan de Salcedo, vecinos del dicho lugar y lo firmé. Doctor Peña”.

El 26 de noviembre de 1602, parece ser que el matrimonio se encuentra en Esquivias, donde acuden a la inauguración de la ermita de San Roque.

A mediados de 1604, Miguel cumple el objetivo de reunir a toda su familia (sus hermanas, su sobrina y su mujer) con la que se instala en Valladolid, pero a principios de 1606 con su esposa vuelve a establecerse en Esquivias y realiza viajes a Toledo, sin embargo, a mediados de año, otra vez tras la corte, se trasladan a Madrid. En la primavera de 1611 viajan a Esquivias, donde permanecen hasta el 31 de enero de 1612, cuando vuelven a Madrid acompañados por su sobrina Constanza.

A principios de abril de 1616, Miguel de Cervantes realizó su último viaje a Esquivias, donde se quedará pocos días para regresar a Madrid ya enfermo de hidropesía y morirá el 22 de abril. En 1617 su esposa Catalina gestiona con Juan de Villarroel la impresión de “Los Trabajos de Persiles y Segismunda”, su obra póstuma. Catalina morirá el 30 de octubre de 1616 en Madrid y será enterrada junto a su esposo, tal y como expresó en su testamento: “...deseo me entierren en el Convento de las Trinitarias junto a mi esposo al que tanto amé en vida...”

DOCUMENTOS HISTÓRICOS

Como documentos históricos de interés hay que mencionar el libro parroquial en el que consta la partida de matrimonio de Miguel de Cervantes Saavedra con Catalina de Palacios Salazar. También se conservan las partidas de bautismo de Catalina y de sus hermanos, las partidas de defunción de los padres de Catalina, en las que se dice que fueron enterrados en la antigua iglesia parroquial.

Pero el archivo parroquial de Esquivias guarda los originales de gran número de documentos relacionados con la biografía y la obra cervantina, como documentos referidos a Teresa Cascajo, al bachiller Sansón Carrasco, al Vizcaíno, al morisco Ricote o al cura Pero Pérez, así como diversos documentos con la firma de Don Alonso Quijada, todos ellos modelos reales que dieron vida a los personajes del Quijote.

Se conserva además una carta autógrafa de Santa Teresa de Jesús, escrita en Sevilla en Febrero de 1576. Estaba dirigida al padre Juan Bautista Rúbeo, General de la Orden de los Carmelitas de Roma, que por aquel entonces se encontraba en Esquivias visitando a unos familiares. En la carta, que está incompleta, le informa de la apertura de nuevos conventos de carmelitas.

El archivo parroquial de Esquivias guarda los originales de gran número de documentos relacionados con la biografía y la obra cervantina.

ENTRE LOS MÁS NOTABLES DESTACAMOS:

  • La partida de casamiento de Miguel de Cervantes Saavedra y Catalina de Palacios. Folio 95 vto. Libro de Defunciones y Matrimonios, 1578-1607.
  • Partida de defunción de Juana Gutiérrez (Quijote, Cap. VII, 1ª Parte). Folio 3, libro de Defunciones y Matrimonios, 1578-1607.
  • Partida bautismal de un hijo de Mari Gutiérrez (Quijote, Cap. VII, 1ª Parte). Folio 43, vto. Libro de Bautismos, 1562-1648.
  • Documento referido a Teresa Cascajo (Quijote, Cap. V, 2ª Parte). Folio 12, libro de Defunciones y Matrimonios, 1578-1607.
  • Documento referido al Bachiller Sansón Carrasco (Quijote, Cap. III, 2ª Parte). Folio 10, libro de Defunciones y Matrimonios, 1578-1648.
  • Documento referido al Vizcaíno (Quijote, Cap. VIII y IX, 1ª Parte). Folio 21, libro de Defunciones y Matrimonios, 1578-1607.
  • Documento referido al Cura Pero Pérez (Quijote, Cap. V, 1ª Parte). Libro 1 Folio 31, libro de Bautismo que comienza en 1519.
  • Documento referido al Morisco Ricote (Quijote, Cap. VIII y IX, 1ª Parte). Partida de Defunción.
  • Firmas autógrafas de D. Alonso Quijada.

CITAS

Luis Astrana Marín: “Si Cervantes no hubiera venido a Esquivias, no existiría el Quijote.” 

Fernando Díaz-Plaja: “Se han fundido en un tipo que se llama como el auténtico quizá Quijada, quizá Quijano y acabará denominándose D. Quijote. El pueblo donde nació es Esquivias, pero ya la pista era demasiado clara para completarla con ese detalle. Será un lugar de la Mancha de cuyo nombre...”

Emilia Pardo Bazán: Esquivias fue “el único de la tierra donde el autor del Quijote conoció la calma y la ventura muy corta, según su propia confesión, pero ventura al fin íntima y completa. Allí amó Cervantes, fue correspondido y se unió a su mujer que había de ser su compañera hasta que sus cuerpos descansen por voluntad expresa de su esposa, reunidos en un mismo sepulcro. Cervantes dio con su cuerpo en Esquivias en un momento que señala nuevos rumbos a su azarosa existencia, y la reparte en dos periodos tan agitados y activos como fecundos en adversidades, siendo Esquivias el oasis, el descanso al pie de la palmera y junto a las cisternas de frescas aguas, entre la doble extensión del abrasado arenal. Mas, en medio de los dos periodos largos y terribles, Cervantes paladeó la dulzura de esa copa de miel que consuela y hace olvidad cualquier dolor

SOCIEDAD CERVANTINA DE ESQUIVIAS

Desde el Siglo XVIII, tenemos noticia de que en Esquivias  existía ya un verdadero interés por asociarse para dar a conocer al mundo la estrecha relación que une a la vida y obra de Miguel de Cervantes con este rincón de la geografía toledana.

La Sociedad Cervantina actual, es la consecuencia de la refundación que se llevo a cabo en 1975, de una sección de la Sociedad Cervantina de Madrid que fundara D. Luis Astrana Marín que operaba en Esquivias. A partir pues de 1975, esa sección elabora sus propios estatutos y pasa a denominarse, una vez que adquiere autonomía propia, Asociación Cultural Sociedad Cervantina de Esquivias.

A fecha de hoy somos 189 personas quienes formamos la identidad social de esta Asociación. Personas en su mayoría de Esquivias, pero son  también numerosos quienes proceden de otros lugares de España y Europa.

Entre los fines de la Sociedad Cervantina, figuran el fomento del estudio y difusión de la vida y obras de Miguel de Cervantes, y la organización de actos culturales, viajes, conferencias y otras actividades que tengan como objetivo el dar a conocer el estrecho vínculo que forma la trilogía Esquivias-Cervantes-Quijote.

Más información en su web : http://www.cervantinaesquivias.org

 

CASA-MUSEO MIGUEL DE CERVANTES

 fundido en un tipo que se llama como el auténtico quizá Quijada, quizá Quijano y acabará denominándose D. Quijote. El pueblo donde nació es Esquivias, pero ya la pista era demasiado clara para completarla con ese detalle. Será un lugar de la Mancha de cuyo nombre...” Fernando Díaz-Plaja

Esquivias ha conservado a lo largo del tiempo esta ilustre mansión en la que se mantiene intactas todas las características de las casonas de labradores acomodados del siglo XVI.
Es una típica casona de dos plantas con patio empedrado al que se accede por un portalón y que conserva perfectamente la estructura de los techos, de vigas vistas, así como las puertas con los herrajes y las rejas de las ventanas.

En 1971 fue declarada Monumento Histórico-Artístico. Posteriormente, en 1990 la Fundación Ramón Areces concede al Ayuntamiento de Esquivias el importe económico necesario para la adquisición del inmueble, con el plácet de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, hasta entonces de propiedad particular. En 1991 comienzan las obras de restauración y finalmente la Casa Museo de Cervantes fue inaugurada el 12 de Diciembre de 1994, coincidiendo con la celebración del aniversario del matrimonio entre Catalina de Palacios y Miguel de Cervantes.

Todos los rincones de la mansión nos provocan imaginar cómo era el tipo de vida de las gentes del siglo XVI, las cocinas, las alacenas, los patios empedrados, el cuarto de costura, la cuadra, el lagar, los pozos, las paredes de tapial y la bodega, donde las enormes tinajas conservaban el buen vino que se hacía en Esquivias. El vino llegó a ser muy famoso, lo que queda demostrado por un decreto Real de 1530, según el cual el vino de Esquivias estaba reservado para la casa real, la nobleza española y para enfermos y parturientas con receta médica.
Concretamente, Cervantes se refiere a la calidad de los vinos esquivianos en el prólogo de "Persiles y Segismunda" y en un fragmento de "El coloquio de los Perros".

Al igual que la mayoría de las casas antiguas de Esquivias, la Casa de Cervantes aún conserva su cueva, destinada principalmente como despensa donde reposa el vino.

La casa perteneció, como consta en el escudo de su fachada principal, al hidalgo Don Alonso Quijada de Salazar, miembro de la familia de los Quijadas, ricos terratenientes esquivianos.

Gran número de biógrafos cervantinos, como Rodríguez Marín y Astrana Marín, consideran que este hidalgo constituyó el primer boceto, para la creación del universalmente famoso personaje "Don Quijote de la Mancha".

Don Alonso, que era una persona muy dada a la lectura de libros de caballerías y término profesando como fraile en el convento de San Agustín de Toledo, era pariente lejano de Catalina de Palacios, mujer de Cervantes.
El 12 de diciembre de 1584 contraen matrimonio en la Iglesia Parroquial de Esquivias, Miguel de Cervantes Saavedra y Catalana de Palacios, hidalga de Esquivias.

Durante su estancia en esta villa, Cervantes comienza a fraguar el núcleo del "El Quijote", ya que aquí se conoce a algunos personajes que luego le servirían para escribir su obra universal.

En las vitrinas del museo se exponen varias ediciones de la obra inmortal de Cervantes, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, traducidas en diferentes lenguas, la más antigua de todas ellas una edición inglesa del siglo XVII. La Exposición también atesora varias copias de documentos del siglo XVI pertenecientes a los libros parroquiales que demuestran la existencia de algunos personajes de “El Quijote”, que vivían en Esquivias en la misma época en la que Cervantes era vecino del lugar, como es el caso de Diego Ricote, El Bachiller Sansón Carrasco, El Vizcaíno, Juana Gutierrez, Mari Gutierrez y Teresa Cascajo, pero en el famoso libro también aparecen reflejados algunos rincones de esa casa, como la ventana de la biblioteca a través de la cual son arrojados al fuego del corral los libros expurgados de la biblioteca de Don Quijote.

VISITAS Y HORARIOS

DURACIÓN DE LA VISITA

Visita casa-museo Miguel de Cervantes: 1 hora.

Ruta por Esquivias Monumental 1:30 horas.

HORARIO CASA-MUSEO DE CERVANTES:

HORARIO DE INVIENO:

Martes a Viernes: 9:30 a 13:30 horas y de 16:00 a 18:00 horas.

Sábados, domingos y festivos: 10:30 a 14:00 horas.

Lunes cerrado por descanso Excepto festivos en Castilla la Mancha.

HORARIO DE VERANO:

Martes a Viernes: 9:30 a 13:30 horas y de 16:00 a 18:00 horas.

Sábados, domingos y festivos: 10:30 a 14:00 horas.

Durante los meses de julio y agosto el horario será: 9:00 a 14:00horas. Por la tarde permanecerá cerrado.

Lunes cerrado por descanso Excepto festivos en Castilla la Mancha.

PRECIOS CASA-MUSEO DE CERVANTES:

Particulares: 3 €.

Jubilados mayores de 65 años: 1,50 €

Grupos en general: 2 €.

Grupos de Jubilados: 1,50 €.

Niños menores de 8 años: exentos.

Ruta por Esquivias Monumental : 1 €. por persona destinado a Caritas Parroquial

Todos los grupos deberán ser concertados con antelación, en el teléfono: 925 546 632, preguntando por Susana García o a través de E-mail:casacervantes@esquivias.es, necesitando en este último caso confirmación.

Las visitas son siempre guiadas y el precio de los servicios del guía está incluido en el precio de la entrada.

La Ruta por Esquivias Monumental son guiadas por la Asociación de Mujeres Catalina de Palacios y el precio de los servicios del guía está incluido en el precio de la ruta.

Cerrado todos los Lunes del año y los festivos 1 y 6 de ENERO y 24,25 y 31 de DICIEMBRE.

PERSONAJES DEL QUIJOTE CON RELACIÓN A ESQUIVIAS

Cervantes conoció a distintos vecinos de Esquivias que luego le sirvieron como modelo (por lo menos sus nombres o apellidos) para escribir algunos personajes del Quijote, personas de carne y hueso como el morisco Diego Ricote, el bachiller Sansón Carrasco, el Vizcaíno, Juana Gutiérrez, Mari Gutiérrez y Teresa Cascajo, cuyas partidas de defunción, matrimonio o bautismo aparecen en los libros parroquiales.

EL BACHILLER SANSÓN CARRASCO

TEXTO:

“En diez días del mes de enero del dicho año (1582) bautizó e susodicho clérigo a Juan hijo de Juan Carrasco y de su mujer Juana de Ugena fueron sus compadres Juan de Barahona y Catalina Fernández mujer de Alonso de Ugena de la Bembrilla encargóseles el parentesco espiritual testigos Francisco Marcos y Gutiérrez Quijada vecinos del dicho lugar. Firmado Alberto Alonso Fernández.”

Folio 10, Libro II de Bautismos de la Parroquia de Esquivias (1562-1648)

EXPLICACIÓN Y LOCALIZACIÓN EN EL QUIJOTE:

Capítulo III, segunda parte: Dice el narrador:

“…Era el bachiller, aunque se llamaba Sansón, no muy grande de cuerpo, aunque muy gran socarrón, de color macilento, pero muy buen entendimiento, tendría hasta 24 años, carirredondo, de nariz chata y de boca grande…”

La primera parte del Quijote se publicó en 1605, por lo tanto un año después este Juan Carrasco contaba con 24 años de edad.

MORISCO DIEGO RICOTE

TEXTO:

“En seis días del mes de diciembre de 1580 años murió Diego Ricote el mozo y ocho días antes de él murió su madre. En nueve días del mes de diciembre de dicho año murió Bartolomé Ricote.”

Folio 6 vuelto; Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

EXPLICACIÓN Y LOCALIZACIÓN EN EL QUIJOTE:

Capítulo LIV, segunda parte.- Tiene lugar el encuentro de Ricote el Morisco con Sancho Panza:

“…¿Cómo y es posible, Sancho Panza, hermano, que no conoces a tu vecino Ricote el Morisco, tendero de tu lugar?...”

Según el libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias, doce familias de moriscos llegaron a Esquivias procedentes del Reino de Granada y de Murcia. Éstos eran de los más ricos y distinguidos. Se tuvieron que marchar en 1610 debido al decreto de expulsión.

EL VIZCAÍNO:

TEXTO:

“En veinticinco del dicho mes (marzo, 1588), murió un niño del Vizcaíno y enterrose en el cuerpo de la iglesia.”

Folio 21, Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

EXPLICACIÓN Y LOCALIZACIÓN EN EL QUIJOTE:

Capítulo VIII y IX, 1ª parte.- El tal Vizcaíno era escudero de unas damas, que se enfrentó a Don Quijote por querer éste que volvieran a El Toboso para que relataran a Dulcinea el hecho acaecido a favor de las dichas damas, de mano de Don Quijote.

No es éste el único documento que hace referencia a la familia de los Vizcaínos de Esquivias, que se hallan en los archivos parroquiales.

JUANA GUTIÉRREZ:

TEXTO:

“ En primero día del mes de abril de 1579 años murió Juana Gutiérrez, mujer que fue de Juan Fernández, enterrose en su sepultura a la puerta baja fueron sus albaceas Juan de Palacios, clérigo y Lope de Barahona, mandó decir por su ánima las misas de Santo Amador las cuales las rezó Alonso Alderete y más veinte que dijo Juan de Palacios y las demás dijeron unos frailes con cartas de pago fueron todas sus misas.”

Folio 3, Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

EXPLICACIÓN Y LOCALIZACIÓN EN EL QUIJOTE:

Capítulo VII, 1ª parte: Al hacer don Quijote su segunda salida acompañado de Sancho Panza, su escudero, mantiene el siguiente coloquio:

“…de esta manera – respondió Sancho Panza - , si yo fuera rey por algún milagro de los que vuestra merced dice, por lo menos, Juana Gutiérrez, mi oislo, vendría a ser reina y mis hijos infantes.”

MARI GUTIÉRREZ:

TEXTO:

“En quince del dicho mes (diciembre, 1569) el reverendo señor Pedro de Huete bautizó un hijo de Bartolomé Miguel y de su mujer Mari Gutiérrez cuyo nombre fue Andrés fueron sus compadres de pila Gabriel Quixada e su mujer Melchora de Aguilar. Fueron testigos el reverendo señor clérigo vecino del dicho lugar de Esquivias. Firmado Pedro de Huete.”

Folio 43, vuelto; Libro I de Bautismos (1562-1648) de la Parroquia de Esquivias.

EXPLICACIÓN Y LOCALIZACIÓN EN EL QUIJOTE:

Capítulo VII, 1ª parte; En una plática donde Don Quijote promete a Sancho el gobierno de una ínsula, replica éste:

“…yo lo dudo, porque tengo para mí que, aunque lloviese Dios reinos sobre la Tierra, ninguno arbitraría bien sobre la cabeza de Mari Gutiérrez. Sepa, señor, que no vale dos maravedís para Reina, condesa le caerá mejor, y aún Dios y ayuda…”

Existen otros documentos que hacen referencia a Mari Gutiérrez en actas de Bautismo, Confirmación y Defunción.

TERESA CASCAJO:

TEXTO:

“En quince de octubre (1583) murió un niño de la piedra que criaba Juana de Ugena mujer de Cosme Carrasco e enterrose en el cementerio llamábase el niño Pedro Cascajo.”

Folio 12, Libro de Defunciones y Matrimonios de la Parroquia de Esquivias (1578-1607).

EXPLICACIÓN Y LOCALIZACIÓN EN EL QUIJOTE:

Capítulo V, segunda parte.- En una deliciosa plática que tiene Sancho Panza con su mujer, ésta le dice:

“…Teresa me pusieron en el bautismo, nombre mondo y escueto, sin añadiduras ni cortapisas, ni arrequives de dones ni doñas, Cascajo se llamó mi padre, y a mí por ser vuestra mujer me llaman Teresa Panza, que a buena razón me habían de llamar Teresa Panza (que a buena razón me habían de llamar Teresa Cascajo)…”

El niño Pedro Cascajo fue criado en casa de Juana Ugena, madre de Juan Carrasco, nacido el 10-1-1582, por lo cual convivieron juntos Juan Carrasco y Pedro Cascajo.

FIRMA AUTOGRAFA DE DON ALONSO QUIJADA DE SALAZAR

TEXTO:

“ ... y Juan Barroso de Escobar y Melchor de Chinchilla regidores en el dicho lugar del esta dote los hijos Dalgo y Alonso Quijada y Andrés Martín Toledano, Juan de Ugena, Francisco Fernández y Pedro Portero el mozo, Juan de Arana, Gabriel Sánchez y otros vecinos del dicho lugar y Bartolomé Torrejón alguacil...”

Folio 18 vuelto; Del legajo de los Quijada de Esquivias.

EXPLICACIÓN Y LOCALIZACIÓN EN EL QUIJOTE:

Fragmento de un acta del concejo de Esquivias donde está registrada la firma de Don Alonso Quijada de Salazar, que junto con otros representaba a los hidalgos del lugar.

  

 

 

Scroll to Top